STEVE JOBS Y EL DIA DE LOS FIELES DIFUNTOS (y 2)

Cuando escribí el anterior post no tenía intención de continuarlo, pero la verdad es que las respuestas que amablemente han dado los que lo han leído, tanto en el propio blog como a través de los grupos de Linkedin donde lo he publicado, me han hecho reflexionar sobre el asunto planteado.

En primer lugar, deseo expresar mi agradecimiento por dichas respuestas; que sin poder constituir, ni mucho menos, un tratado estadístico, sí han tomado unos derroteros bastante comunes, cosa que por otro lado esperaba en buena medida.

Entrando a analizar las respuestas, hay dos cuestiones que me gustaría considerar. Dejaré aparte el caso del lector más realista de todos los que han contestado, que confesaba que intentaría dejar arreglados todos los papeles de Hacienda, ya que te siguen hasta la tumba.

También voy a dejar de lado la premisa prácticamente común, que era la de compartir esas últimas horas con los seres queridos. Ya dije que la trampa del planteamiento estaba en no aceptar esta opción, que sin duda sería la que en realidad la gran mayoría de personas seguiría, llegado el caso.

Por tanto, centrados en el supuesto de que pasaríamos en el trabajo ese último par de días, resulta chocante que sólo una persona ha comentado que haría lo que hace cada día en su puesto de trabajo, pues ya le gusta y no ve razón para cambiarlo.

El resto, casi de manera unánime si bien con algunos matices, no se centraría en la actividad laboral, propiamente dicha, sino en las personas que acompañan dicha actividad: los compañeros, los jefes, etc.

Varias personas, dentro de este grupo de respuestas, dicen que pedirían perdón, o disculpas o intentarían reparar males que hayan podido causar por sus acciones u omisiones pasadas; o que trataría con más consideración a esas personas cercanas y les dirían lo mucho que los aprecian. También hay quien daría esa palmada de reconocimiento a quien se la merece, o simplemente quien se pararía a hablar con todos los compañeros.

En otro orden de cosas, buscando un punto quizás de mayor profundidad, otra persona comenta que la propia pregunta sobre esa hipotética situación terminal le sirve para plantearse la necesidad de tratar de separar lo importante y trascendental de lo que no lo es (si el post ha contribuído a ello ya me doy por contento). Por último, alguien dice que se daría más cuenta de los detalles de la vida cotidiana, de la grandiosa belleza que es vivir y estar vivo.

A la vista de todas estas respuestas y comentarios, por un lado me pregunto:

¡¡¿Qué narices estamos haciendo con nuestras vidas en las muchas, muchas horas que pasamos en nuestros trabajos?!!.

Tantas veces con importantes preocupaciones, estrés peor o mejor llevado, prisas constantes, agobios por terminar los trabajos y multiples tareas bajo nuestra responsabilidad, y resulta que en realidad, si es verdad que la situación planteada ayuda a fijarse en lo trascendente, lo único que nos importa verdaderamente son las personas. ¿Tiene que ocurrir algo verdaderamente grave para que seamos capaces de percatarnos que tener, conseguir, ganar, no es absolutamente nada comparado con ser, compartir o relacionarse?. Me temo que sí, somos así de cenutrios, salvo honrosas y felices excepciones.

Porque en el fondo se aprecia que sabemos qué es lo importante, pero nos dejamos dominar por lo superfluo (desde luego el ser humano es un misterio absoluto).

Y a la vista de esto viene la otra reflexión: cuando nos damos cuenta y nos paramos a meditar sobre nuestra relación con lo que realmente importa, que son la personas (no los proyectos, ni los trabajos, ni las reuniones, ni las bandejas de entrada), a una buena parte (aunque intuyo que a más de los que lo han expresado) les asalta una especie de necesidad moral, que es la de pedir perdón. Y otros, creo que en el fondo en una línea muy similar, a expresar a otras personas su aprecio y reconocimiento.

Y yo me pregunto: ¡¡hoy mejor que mañana¿y por qué esperar a esa situación terminal en la que todo trasciende, y no lo hacemos ya, cada día, hoy mismo?!! ¡¡¿por qué no hacemos lo que sabemos que es apropiado, justo y bueno y que intuímos que nos hará más felices a nosotros y a los otros?!!.

Pues sinceramente, no lo sé, y en este momento no me importa saberlo. Pero lo que sí sé es que he decidido que hoy mismo voy a pedir perdón a una persona concreta en mi trabajo ¿por qué dejarlo para otro día?. Y te animo a que hagas lo mismo, o que hagas un reconocimiento expreso a alguien de la oficina, o invites a un café a un compañero que no te cae demasiado bien, o escuches a otro que ves que lo necesita. Pero te invito a que lo hagas hoy mismo. Porque lo que sí estoy seguro es que sólo existe hoy. Ayer pasó y mañana nadie puede saber si verdaderamente llegará. Y eso no es ponerse trágico, es ponerse de cara a la inexorable realidad. Al contrario, vivir de espaldas a esa certeza es una ingenuidad infantil y una irresponsabilidad, fruto, seguramente, del atroz miedo que produce siquiera pensar en ello. Pero mientras tanto, hoy puede haber un poco más de agradecimiento, perdón y felicidad a nuestro alrededor, si queremos.

Anuncios

2 thoughts on “STEVE JOBS Y EL DIA DE LOS FIELES DIFUNTOS (y 2)

  1. Yo siempre he apostado por las personas como el motor de la empresa e intento predicarlo con el ejemplo. Paso cada dia 8 o mas horas con ellos, con lo cual deben tener el lugar en mi vida que les corresponde. Es tan gratificante preocuparte de ellas, reconocer sus meritos, quitar hierro a los errores, calmarlos cuando estan nerviosos…nadie es un isla en si mismo como decia Ernest Hemingway ” nunca preguntes por quien doblan las campanas doblan por ti….” Y es verdad

Tus ideas y comentarios serán de gran ayuda; te animo a compartirlos.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s