DALE LA VUELTA

Una reciente visita a la basílica de la Sagrada Familia, en Barcelona, me ha hecho reflexionar sobre una de las aptitudes para mi clave en dirección y liderazgo, en creatividad, en solución de problemas, y en relaciones interpersonales, cruciales en el mundo de la empresa.

Se ha hablado y escrito mucho sobre la genialidad de Gaudí, expresada en la adaptación a su obra de lo que la naturaleza ha creado (columnas arbóreas, por ejemplo), en la maravilla y novedad de su estética, en su arquitectura matemática.

En el museo que hay bajo la basílica, fascinante porque permite conocer cómo pensaba el genio catalán, cómo se inspiraba, de dónde venía su creatividad, he visto algunos diseños que me han sorprendido por su genialidad, que estriba en ver algo que (estando ahí delante) nadie más es capaz de ver.

Don Antoni, Gaudí resolucion de problemas creatividadgenio dale la vuelta perspectivaen su deseo de realizar una obra elevada al cielo, se encontraba en la necesidad de encontrar arcos y columnas suficientemente capaces de soportar las enormes cargas que suponían unas gigantescas torres, jamás construidas hasta entonces. Gaudí experimentaba con el efecto de la gravedad en las catenarias y así hizo montajes con sacos de arena y cadenas colgantes, de diferentes aperturas y alturas.

Para mi la genialidad del arquitecto se manifiesta en la capacidad de encontrar una solución a su problema de estructuras “dándole la vuelta”, en el sentido literal. Ayudado de un espejo colocado bajo las catenarias colgantes, se dio cuenta que la imagen reflejada en el espejo constituía una serie de arcos que sin duda podrían soportar cargas mucho mayores que los utilizados en aquella época.

Y creo que la solución encontrada por el genio de Reus (o Riudoms) es válida para cualquier tipo de situación en la que nos podamos encontrar. Actualmente, las cargas que estamos soportando todos por la terrible crisis, y las tensiones estructurales en nuestras vidas, hacen que necesitemos pararnos un momento y decir: ¡¡dale la vuelta!!, míralo desde otro punto de vista, el del espejo.

Si tu jefe es un cretino que se aprovecha de tu capacidad, se cuelga las medallas por tu trabajo, y además intenta vejarte a la menor oportunidad, puedes dar la vuelta al punto de vista e intentar verlo, por ejemplo, como el niño que todos hemos sido, él también: así te darás cuenta que sigue siendo ese niño que se siente sólo y asustado, y que lo único que intenta es disimularlo.

Si estás a punto de tener que tomar la decisión de despedir a la mitad de tu departamento, y eso crees que va a hacer que tus hombros y tu salud mental se desplomen, dale la vuelta, y te darás cuenta que en realidad estás salvando el trabajo de la otra mitad del departamento, y probablemente de la empresa.

Si crees que todo se va al garete porque la economía está paralizada, y por tanto tú no puedes acometer la decisión de inversión y crecimiento que la empresa necesita, dale la vuelta a la situación y verás que, entre otras cosas, la economía está parada porque muchos como tú aparcan esas decisiones; así que ponte en la perspectiva de la realidad de lo que tienes entre las manos y no en la del miedo, y tira hacia adelante.

Si quieres entrenar esta capacidad de darle la vuelta a las cosas, de mirarlo desde otra perspectiva, te dejo este problemilla: ¿sabes cómo hacer cuatro triángulos equiláteros e iguales entre si, con seis palillos exactamente iguales? (sin que sobre palillo, claro). Si quieres me cuentas cómo le has dado la vuelta al problema.

Anuncios

16 thoughts on “DALE LA VUELTA

  1. Buen artículo Víctor. Mi respuesta a tu ejercicio:

    Una pirámide triangular: 3 palillos forman la base y de los tres vértices salen otros 3 palillos que se unen formando otros 3 triángulos.

    • Premio, Jordi.

      Es interesante ver, cuando pones esta prueba a una o varias personas, cómo la mayoría, o todos inicialmente, se desgañitan en dos dimensiones para encontrar la solución. A veces hay un momento en que uno de ellos es capaz de añadir una tercera dimensión y se enciende la bombilla de la idea; es como un fogonazo, un flash que instantaneamente te hace ver la luz donde todo era oscuridad.

      Hay quien tiene un don para ello, pero también creo que se puede entrenar: lo fundamental es tener la mente abierta a ver las cosas desde otra perspectiva.

      Gracias por jugar a los palillos.

  2. ¡Buena metáfora has cogido!
    Al final, nuestra perspectiva sobre las cosas determinan como son las cosas. Nuestro destino es una profecía autocumplida (algo que dejó claro Eric Berne en ¿qué dice Usted después de decir Hola?).

    Para los palillos y los triángulos, hay otra solución, sin hacer pirámide.

    • Sí, confirmo que hay otra solución.

      Gracias Michel, lo cierto es que no hubiera buscado la “otra” solución si no fuera porque escribiste que existe.
      Pero esta vez me esperaré a dar la respuesta para no cortar otros genios.
      Jordi

        • Víctor, la solución consiste en dejar de suponer que cada palillo debe ser un lado. Con 4 palilos haz dos X seguidas y encima y debajo de las X pon los otros dos palilos.

          XX

          Como verás se han formado 2 triángulos equiláteros arriba y otros 2 abajo. Todos formados por medio palillo de lado.

          Un abrazo,

          Jordi

  3. Jordi, estos triángulos me suenan mucho a uves.

    Es sencillo. 4 triangulos x 3 lados = 12. Y tenemos 12 palillos. Nada en el enunciado impide multiplicar los palillos por dos cortándolos por la mitad. Bien en la longitud como en el grueso.

    Juntando ambas soluciones, podemos formar 8 triángulos con 6 palillos cortados. Para panes y peces, no me pronuncio.

    En todo caso, hay otra solución. Atendiendo al diccionario de la Rae y a las definiciones de palillo y de triángulo, nada impide que formemos 4 triángulos amorosas con 6 personas muy sílfides. Cosas más extrañas hemos visto pasar por los reality shows de la tele.

    • Y volviendo a cortar las mitades por dos tenemos 24 cuartos de palillo y 24/3 = 8 que uniendo las dos soluciones es 16 triángulos
      y volviendo a dividir los cuartos por 2 tenemos 48 octavos de palillo y 48/3 = 16 triángulos que unido a la otra solución son 32 triángulos y
      si volvemos …………………………………….
      …………………………………………………….
      ……………………………………………………. Infinitas soluciones, …..
      Genial Michel, cuando alguien quiera muchos triángulos se los venderemos, tantos como quieran por 6 palillos
      Saludos,

  4. Buen artículo. Aquí creo defines una de las competencias básicas que debe reunir casi todo el personal. La “creatividad”. Todos estamos acostumbrados a seguir unas reglas de actuación / comportamiento que creemos que son las válidas para todas la situaciones. Sinceramente creo que no es así como debe ser. El entorno evoluciona, las situaciones problemáticas también cambian y si seguimos con las mismas soluciones de siempre esos problemas al aplicar las teoría dadas previamente producirán nuevas situaciones problemáticas y por lo tanto no arreglan nada. El análisis previo de la situación nos debe llevar a situaciones de solución de problemas aportando ideas nuevas incluso partiendo posibles ideas que puedan considerar como absurdas.
    El ejemplo más claro está en la F1. Un diseñador que nadie se fiaba de él por la radicalidad y arriesgados diseños fué contratado por Red Bull. Ahora donde está red bull y donde están los demás? Ferrari a dicho que el año que viene arriesgará con un coche más radical en su diseño (a través del tunel del viento).
    un saludo

      • Vaaaaaale, perdona, Vicente, es que debe ser por ser viernes por la tarde (tras un duro mes y peor semana, hay que decirlo) porque me he liado con tu comentario. Pensaba que se refería al último post, pero es del anterior, el de las catenarias de Gaudí.
        Pues sí, tienes toda la razón (y seguro que no has mirado los comentarios, más que nada porque hacerse trampas al solitario es un poco tonto). La solución clásica (y para mi la más bonita estéticamente, que también cuenta) es un tetraedro regular.

        Pero te recomiendo que, ahora sí, leas los comentarios, porque Jordi y Michel, rizando el rizo de “darle la vuelta”, se enzarzan en todo un tratado de geometría, con una solución diferente ¡¡en dos dimensiones!!, a base de despedazar palillos hasta su mínima expresión.

        Yo todavía estoy barriendo algún resto por el salón de casa.

        Gracias, Vicente, por colaborar en el acertijo ¿te costó mucho?; yo sostengo que hay un momento de iluminaciíon en el que, de repente, lo ves, casi en el sentido literal de la palabra.

Tus ideas y comentarios serán de gran ayuda; te animo a compartirlos.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s