EMPRESA CUÁNTICA y EMPRESA CÓMICA (y III)

Barry Schwartz es profesor en la Swarthmore College de Pennsylvania, experto en teoría de la acción social, que se ha centrado en analizar la relación que existe entre la psicología y la economía.

Quiero cerrar esta serie de tres post sobre la empresa cuántica y la empresa cómica, con la charla que impartió el profesor Schwartz en TED, en el año 2009, poco después de la toma de posesión de Barack Obama como presidente de los EE.UU.

En su disertación explica de una manera muy clara lo que yo he pretendido transmitir en las dos entradas anteriores: es necesario “remolarizar” la actividad empresarial (partiendo primero de la propia sociedad) y que ello no tiene que empezar por grandes decisiones de los ejercen el poder político y económico, sino que es cada persona (directivo, empleado) la que puede hacerlo, poniendo en práctica lo que llama Sabiduría Práctica (según Aristóteles, la más alta de las virtudes): el deseo de hacer lo que es correcto y la capacidad para reconocer lo que es correcto y lo que no lo es.

No se trata de una clase de ética (al contrario, él mismo dice que lo último que se debe hacer es dar más cursos de ética): habla de job descriptions, de incentivos, de procedimientos y, sobre todo, de relaciones interpersonales y de procurar el bien a los demás, también en el trabajo. Y pone ejemplos muy concretos de personas que, haciéndolo, además han incrementado los resultados de sus negocios. Y, diría yo, sobre todo han aumentado la felicidad, propia y de la comunidad. Uno de ellos decía: después de esta decisión que he tomado, seguramente mi empresa valdrá menos en Wall Street, pero yo sé que vale más.

Creo que esa frase es un buen resumen de lo que significa la empresa cómica. ¿O es que sólo se puede ser feliz a 200 $ la acción?.

Espero vuestros comentarios si conocéis casos similares a los que comenta el profesor en la conferencia en TED.

[ted id=462 lang=spa]
Anuncios

2 thoughts on “EMPRESA CUÁNTICA y EMPRESA CÓMICA (y III)

  1. El caso de la limonada es un ejemplo desmoledor, pero me consta que es frecuente en aquellos sitios en los que las reglas se han convertido en antidesatres pero a la vez en los mejores aliados de la mediocridad.
    “Una persona sabia es aquella que sabe cuándo y cómo hay que hacer una excepción a las reglas”.

    Una descripción de tareas de 50 páginas en las que nunca aparece el porqué de estas tareas, ni su finalidad, es algo desgraciadamante muy habitual. Y que no cite ni una sola vez a las personas, dramaticamente común.

    “La buena noticia es que no hay que ser genial para ser sabio; la mala es que la genialidad sin sabiduría no sirve de nada”. Algo que me parece fundamental de asumir.

    Gracias por el artículo
    Michel

  2. Excelente artículo. Lo que se llama la sabiduría práctica tiene un gran parecido con el SoPK “Sistema del conocimiento profundo” de Deming.

    La ciencia nos muestra los múltiples problemas de la excesiva procedimentación, de las descripciones de puestos y de los incentivos.

    Cuando seguir un procedimiento es más importante que el sentido común, nos estamos deshumanizando y a la vez entramos en la mediocridad. Un mundo robotizado e inútil.

    Tal vez mucho de lo que hoy nos pasa está en este artículo.

    Gracias por compartirlo.

    Jordi Cabré

Tus ideas y comentarios serán de gran ayuda; te animo a compartirlos.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s