EMPRESA CUÁNTICA y EMPRESA CÓMICA: del Principio de Incertidumbre a la certidumbre de los principios

En estos tiempos complicados que nos ha tocado vivir, cada vez se alzan más voces para manifestar la necesidad de un cambio de parádigmas en nuestras sociedades, en particular en la política y la economía. Desde el punto de vista de la empresa, es una evidencia patente que debemos pasar cuanto antes de la “empresa cuántica” a la “empresa cómica”.

Ambas se diferencian básicamente en la cuestión que las sostiene, les da sentido y las hace funcionar. Las empresas cuánticas son aquellas basadas en una cuestión: “¿cuánto?”; La empresa cómica, que muchas veces es un desarrollo en el tiempo de las primeras, se sustenta en el “¿cómo?”.

En física de partículas, el quantum es la cantidad mínima de una entidad material que puede interactuar con otra. La mecánica cuántica estudia las leyes que rigen ese mundo ínfimo de la realidad. Uno de sus axiomas fundamentales es el llamado Principio de Incertidumbre, de Heisenberg, según el cual a nivel subatómico la materia no existe con seguridad, no tiene una realidad cierta, sino que más bien posee una tendencia a existir, pero que su manifestación en el plano de lo que llamamos realidad depende del hecho de que esa materia sea observada, medida. Es el proceso de observación lo que hace que los diferentes estados potenciales de una determinada partícula subatómica se concreten en uno solo y determinado: fotón, electrón, onda, partícula, etc., pues la propia observación interactúa con la partícula que se está analizando e influye sobre ella.

Todas las partículas a nivel subatómico están en disposición de existir en cualquiera de sus posibilidades, sólo depende de que al observarlas hacemos que se manifieste una de esas posibilidades, pero si nadie las observa en rempresa cuantica principio de incertidumbreealidad existen a la vez en todas ellas. Schrödinger estableció un conocido experimento imaginario en el que se metía en una caja un gato cuya vida dependía de que un átomo radiactivo se desintegrase o no. Según el principio de incertidumbre, si alguien abre la caja, el átomo al ser observado se manifestará en una de sus probabilidades, de desintegrarse o no, por lo que se encontrará al gato, vivo o muerto, según lo que haya pasado con el átomo al ser observado. Pero mientras no haya un observador midiendo la “realidad” del átomo, este se encuentra en un estado de superposición en el que todas las posibilidades se dan a la vez, por lo que a la vez el átomo está desintegrado y no desintegrado, lo cual supone que el gato está, a la vez, vivo y muerto. Esta es la paradoja del gato de Schrödinger.

La E.Cu. es aquella que se concreta por la observación, la medición, es aquella en la que la únidad de referencia es el quantum, el “cuánto”. Al igual que el gato de Schrödinger, la E.Cu. puede estar a la vez viva y muerta, dependiendo de la medición que se realice. Una E.Cu., observando sus estados financieros (que son los que más se observan en este tipo de compañías), sus cuentas de explotación y balances, puede poner de manifiesto que está viva y coleando. Pero quizás si lo que se analiza son las relaciones humanas, el índice de rotación, la capacidad de seducir al talento, o el estilo de dirección, se podría establecer que dicha empresa está muerta, o al menos moribunda. Por tanto, según la observación y el análisis que se haga, se podría decir, como el minino del experimento, que está a la vez viva y muerta.

Una de las más típicas manifestaciones de E.Cu. son las start-up, paradigma de negocios que aun “no existen con seguridad, no tienen una realidad cierta, sino más bien una tendencia a existir”. En este caso, el emprendedor debe agarrarse con uñas y dientes al hecho de que una de las posibilidades cuánticas es que finalmente se manifieste, al ser observada y medida, como una realidad tangible y segura.

La E.Cu. tiene algunas caracterísicas propias: por ejemplo, si algún alto directivo manifiesta con decisión y aplomo que “en esta empresa lo más importante son las personas”, sin duda nos encontramos ante una compañía cuántica. Cuando lo que realmente importa son las personas, nunca es necesario proclamarlo, pues los hechos ya lo demuestran por si mismos. La E.Cu. lo más que hace con las personas es cuantificarlas, numerarlas, técnica que, entre otras cosas, sirve para minimizar la parte humana de los recursos.

En la E.Cu., el éxito se mide en cifras, y por tanto, no es importante la manera en que se alcanzan las cifras, sino el hecho de que se consigan medir y manifestar en una cuenta de explotación. Es normal que en estas empresas, en las que se piensa que el dinero puede cualquier cosa, se acabe haciendo cualquier cosa por dinero. Los objetivos están por encima de los medios para lograrlos.

La física cuántica estudia todo lo que sucede a nivel atómico, subatómico y nuclear, es decir, en las distancias más infinitesimales de la realidad. Esto también impregna a la E.Cu., cuya visión tantas veces se muestra cortoplacista y cerrada en si misma. Véase, por ejemplo, el caso de la banca norteamericana que por querer medir resultados inmediatos y abultados en la concesión de créditos, no supo mirar un poco más allá, hacia adelante en el futuro, y hacia afuera en la sociedad.

Porque precisamente esta es otra de las características de la E.Cu., que en su afán de observación, de medición, de querer huir de la incertidumbre desde el principio, se pasa todo el tiempo analizando las diferentes áreas de su estructura, ya sea desde un punto de vista financiero, ya del de las personas (en el mejor de los casos), ya desde el tecnológico, convirtiendo el sistema abierto e interrelacionado que constituye toda la empresa en una especie de establecimiento con compartimentos estancos en los que ni una sola gota de conocimiento o de relación puede fluir de uno a otro.

En el próximo post, la “empresa cómica”, en la que los resultados sí importan, y mucho, no te vayas a pensar.

Anuncios

13 thoughts on “EMPRESA CUÁNTICA y EMPRESA CÓMICA: del Principio de Incertidumbre a la certidumbre de los principios

  1. Víctor, como siempre un gran post que he twitteado. Me gusta mucho porque es algo en lo que vengo insistiendo en los últimos tiempos.

    • Bueno, Oscar, no se si ayudaré a salir de la incertidumbre. Yo creo que, en las circunstancias actuales, con no acabar en la caja con el gato ya nos podemos dar por contentos.
      Muchas gracias por tus palabras, nos leemos en el proximo post ¿vale?

  2. Un enfoque pecular para categorizar empresas. Es cierto que hay empresas (cuanto más grande la empresa, más se aprecia), en las que todo se cuantifica hasta el cansancio, todo se resume a gráficos, estadísticas y reuniones interminables y demasiado frecuentes, en las que se exhiben los datos sin un análisis profundo que deriven en valores más allá de lo cuantificable. Lo importante es tener la información cuantificada, pasando a segundo plano el manejo que se haga a posteriori con los datos. Los RRHH son solo otro dato más de la empresa. Lo principal son los objetivos a alcanzar, a pesar de todo y de todos. Lamentablemente conozco a varias empresas cuánticas.
    Espero la segunda parte de esta artículo, con el análisis de la empresa cómica.

    • Adriana:
      Siento que te hayas encontrado, intuyo, con varias empresas cuánticas en tu vida laboral, pero no pierdas la esperanza que, de las otras, haberlas haylas.
      Gracias por leer el post y compartir tu experiencia, que lo enriquece.

    • Angel:
      Verdaderamente el que tiene que dar las gracias soy yo a todos los que leeis el blog (con todo lo que hay por ahí para leer), y una pizca más a los que os molestáis en compartir vuestras opiniones e ideas.
      Un saludo.

  3. Me ha encantado y lo he compartido con mi curso de recursos humanos, ahora todos esperamos el analisis de la empresa cosmica. Gracias.

Tus ideas y comentarios serán de gran ayuda; te animo a compartirlos.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s