Valorar la JMJ 2011

A pesar de que es algo que ocurre de manera habitual, me cuesta entender el rechazo que ha supuesto para algunas personas la reciente visita del Papa Benedicto XVI a España, con motivo de la Jornada Mundial de la Juventud 2011.

En el año 2000, su predecesor el Papa Juan Pablo II viajó a Tierra Santa donde le acompañaron también miles de jóvenes peregrinos de todo el mundo. El encuentro, sin ser tan numeroso como el de este fin de semana en Madrid, supuso para las autoridades locales una avalancha de jóvenes a la que no estaban acostumbrados. Al finalizar todo, el Ministerio de Interior israelí (que no se por qué, intuyo no debe ser muy dado a los halagos) felicitó, sorprendido, a los organizadores católicos porque no habían tenido un sólo problema de orden público con semejante número de jóvenes juntos; sencillamente no daban crédito.

Comprendo perfectamente que existen otras religiones, y también muchas personas agnósticas y ateas. Cada uno es muy libre, desde luego. Pero, tanta crítica no se entiende muy bien, viniendo sobre todo de los que se consideran tan demócratas, libres y tolerantes, salvo que se responda desde una total ignorancia (cosa que en España choca) o sencillamente desde la mala intención: ¿qué mal puede suponer un anciano que viene a traer a miles y miles de jóvenes (que, también libremente, le quieren escuchar) un mensaje de esperanza, de sentido para sus vidas, basado en la Fe, que es un encuentro personal con Jesucristo vivo, quien les permitirá, apoyados en Él, hacer lo que todo ser humano verdaderamente desea: poder amar; amar incluso al que te hace daño, a tu enemigo?. ¿Lo único que se puede contraponer contra esto es el supuesto coste económico para el contribuyente?. Que triste y qué mezquino me resulta. Aunque no me extraña en absoluto, en esta sociedad occidental donde la nueva biblia son las cuentas de explotación. Cuando empecé a leer esas críticas pseudo-económicas (inciertas, además) me vino a la cabeza este pasaje de El Principito: “Conozco un planeta en el que vive un señor muy colorado. Nunca ha olido una flor. Nunca ha contemplado una estrella. Nunca ha amado a nadie. Nunca ha hecho otra cosa que sumas. Se pasa el día diciendo, como tú: “¡Soy un hombre serio! ¡Soy un hombre serio!”, lo que le hace hincharse de orgullo. Pero eso no es un hombre, ¡es un hongo!.”

Independientemente de mis creencias, que no oculto, apunto este tema en el blog porque el Papa ha venido a invitar a los jóvenes a vivir apoyados en unos valores que sinceramente creo que cualquier ser humano, incluso alejado de cualquier fe, debería tener como referente de vida. Dijo Gandhi que él “sería cristiano si no fuera por los cristianos” (¡qué cierta es la responsabilidad de los propios cristianos en que otros se hayan alejado de Cristo!); creía verdaderamente que el sermón de la montaña era la auténtica vía para la paz. Eso creemos también unos cuantos millones de personas en el mundo, si bien nos cuesta mucho más ponerlo en práctica que al Mahatma. Pero al final, el sermón de la montaña es la radiografía del cristiano, y eso es lo que el Papa ha venido a traer a tantos jóvenes necesitados de ayuda para siquiera acercarse a lo que ese pasaje evangélico representa.

¿Por qué molesta tanto?; ¿por qué a nadie se le ocurre hacer manifestaciones paralelas, salvo cuando de un tema religioso se trata?; ¿por qué los que ahora se quejan del coste económico, no se quejaron, por ejemplo, por las celebraciones del mundial de fútbol el año pasado (que yo también seguí)?. ¡Esos sí que son ídolos a los que merece la pena “adorar”!. Supongo que nos resulta más cercano lo de meter el dedo en el ojo al adversario que lo de amar al enemigo.

El conocido como “Catecismo holandés” comienza con una narración sobre la que sería bueno reflexionar. Dice que en el siglo VI, el papa Gregorio Magno envió a unos misioneros benedictinos a predicar el mensaje de Cristo a tierras de la actual Inglaterra. Uno de ellos, Paulino, llegó a zonas lejanas, donde el rey Edwin se mostró reacio frente a esa nueva doctrina. Decidió reunir a su consejo, y uno de sus consejeros le dijo: “señor, imagine que nosotros estamos aquí reunidos, en esta sala caliente y fuera hay una oscura y fría tempestad. De repente, por una pequeña ventana entra un pajarillo que revolotea por el interior de la sala, y tras unas vueltas algo desorientadas, vuelve a salir por otro ventana. Majestad, yo veo que nuestra vida es exactamente como la de ese pajarillo, que viene no sabemos de dónde y tras pasar un breve tiempo en esta vida, de una manera más o menos confortable, vuelve a desaparecer en la negrura exterior. Y creo que si esos monjes de tierras extranjeras vienen a traernos una explicación sobre lo que hay allí fuera, deberíamos escucharlos”.

La verdad es que, como buen líder, el rey Edwin se supo rodear de sabios consejeros. Si el Papa hoy trae un mensaje que habla de ese “mundo exterior” y además nos da una palabra sobre cómo vivir en este, con valores sobre los que cimentar una vida plena, creo que sería bueno escucharlo. Y reconociendo que cualquiera es libre de hacerlo o no, es una pena que haya quien se deje llevar por prejuicios que no aportan absolutamente nada al entendimiento entre las personas. Empezaba el post diciendo que no lo entiendo, pero en realidad Jesucristo ya aseguró que habría persecución, lo cual es buena señal.

Como dirigentes, como líderes, ¿nos gustaría tener en nuestros equipos personas que quieran vivir sinceramente apoyados en valores como la integridad, generosidad, servicio, perdón, interés por las personas, humildad, honradez o a quienes se dejan llevar por el egoísmo, los intereses personales, el rencor o la traición?. No digo que los jóvenes de la JMJ sean “buenos”; más bien el Papa, conociendo la debilidad del ser humano, ha venido a invitarles a que sean anunciadores de la Buena Noticia de Jesucristo resucitado y que, apoyados en Él, traten de poner en práctica su mensaje en todos los índoles de sus vidas, también en el trabajo. ¿Dónde está, por tanto, el problema?.

Anuncios

10 thoughts on “Valorar la JMJ 2011

  1. Victor,

    Probablemente si fueramos capaces de darnos cuenta que justo los valores que necesitamos para avanzar en la sociedad son justo los valores que se trasladan en el mensaje de Jesus….callariamos más y gritariamos menos.
    Gracias Victor!

    Loles.

    • Gracias a ti, Loles, por seguir leyendo el blog.

      La verdad es que la JMJ ha sido un chorro de aire fresco que debería hacernos elevar el optimismo, a pesar de los signos de los tiempos. Si hay miles y miles de jóvenes que desean apoyar su vida en roca sólida, hay esperanza para todos. Y debería ser ejemplo para los que somos un poco menos jóvenes.

  2. Felicidades por tu artículo;

    Yo tuve el privilegio de estar allí acompañando a 200 jóvenes de Murcia, y a pesar de la dureza de las condiciones, de los insultos y una organización deficiente, el ambiente de optimismo y alegría que se respiraba allí era fantástico.
    A todos aquellos políticos y medios de comunicación que se han esforzado durante años en ejecutar un Plan de Ruta anti-cristiano en todos los ámbitos de la sociedad, les ha tenido que doler ver una Iglesia joven, libre y entusiasta, que acude sin miedos ni complejos a la llamada del Papa.
    Me alegra pensar que los dos o tres millones de jóvenes que acudieron a Madrid son sólo un pequeño porcentaje de una comunidad cristiana en constante renovación, que hace presente en este mundo que es posible otro estilo de vida mas allá de la falsa libertad que la sociedad ofrece a los jóvenes (esconde las mayores esclavitudes…..).

    • gracias, Juan Antonio, por tu comentario.
      Como dices, un privilegio para los que estuvisteis, y un don la fe; siempre puede uno preguntarse por qué personas mucho mejores que uno mismo no la han recibido, eso ayuda a darse cuenta que si se tiene no es por propio merecimiento.
      Te invito a seguir leyendo el blog. Un saludo.

  3. Muchos se sorprenden de lo que el Papa puede lograr con muchos jóvenes, somos una juventud del Papa viva. Yo tuve la fortuna de acompañarlo en la pasada JMJ 2011. Un privilegio, Saludos!

Tus ideas y comentarios serán de gran ayuda; te animo a compartirlos.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s