Valorar la JMJ 2011

A pesar de que es algo que ocurre de manera habitual, me cuesta entender el rechazo que ha supuesto para algunas personas la reciente visita del Papa Benedicto XVI a España, con motivo de la Jornada Mundial de la Juventud 2011.

En el año 2000, su predecesor el Papa Juan Pablo II viajó a Tierra Santa donde le acompañaron también miles de jóvenes peregrinos de todo el mundo. El encuentro, sin ser tan numeroso como el de este fin de semana en Madrid, supuso para las autoridades locales una avalancha de jóvenes a la que no estaban acostumbrados. Al finalizar todo, el Ministerio de Interior israelí (que no se por qué, intuyo no debe ser muy dado a los halagos) felicitó, sorprendido, a los organizadores católicos porque no habían tenido un sólo problema de orden público con semejante número de jóvenes juntos; sencillamente no daban crédito. Sigue leyendo

NECESITAMOS CAPITANES INTRÉPIDOS (II)

Continuando con el tema del último post, quiero compartir una conferencia de TEDTalks, impartida por Stanley McChrystal, general del U.S. Army, que fue hasta el año pasado comandante de las fuerzas norteamericanas en Afganistán. La verdad es que, independientemente de la mayor o menor lejanía que uno tenga con los asuntos militares, la ponencia resulta muy interesante, porque el gral. McChrystal habla de cómo ha cambiado su concepción del liderazgo desde hace unos años. Es curioso ver cómo un profesional que, por su escalafón, goza de mucho poder sobre miles de personas, se da cuenta de que en estos momentos eso ya no es suficiente, los antiguos paradigmas ya no sirven en un mundo en el que todo se transforma.

Sigue leyendo

NECESITAMOS CAPITANES INTRÉPIDOS

Hace algunas semanas que no publico porque he tenido la inmensa fortuna de pasar unos días de vacaciones con mi familia en Ibiza. El viaje lo hicimos por mar, para poder llevar el coche. En las monótonas horas de navegación recordaba que la imagen del barco siempre me ha parecido una metáfora excelente de la vida empresarial: un grupo de personas que, en equipo, con un líder claro, siguen el rumbo marcado con el fin de llegar al puerto establecido para la singladura.

Y pensaba, en concreto, en la figura del líder del barco, el capitán. Es una especie de señor omnipotente (los romanos lo llamaban “magister navis”, y los ingleses “master under god”), que no sólo tiene poder sobre todo aquello que hace referencia al viaje, la nave, tripulación, pasajeros y/o carga. Tiene incluso potestades que normalmente pertenecen a otros ámbitos: en el civil, celebrar matrimonios, p. ej.; en cuanto a seguridad pública, tienen carácter de autoridad; y también, llegado el caso, se le considera fedatario público. En resumen, un amplio abanico de poder y mando.

Sigue leyendo